Qué libros leerles a nuestros pequeños

Es importante enseñarles a nuestros hijos la importancia de la lectura. No sólo es una actividad para estudiar, sino que tenemos que hacerles comprender que también puede ser algo divertido. La mejor manera de inculcarles el hábito de la lectura es que nos sentemos con ellos a compartir esos momentos. Nunca es demasiado pronto, ni demasiado tarde para enseñarles lo bien que se puede pasar leyendo un libro..
Hay estudios que indican que las personas, y en especial los niños, se quedan dormidos más rápidamente si antes de irse a dormir realizan una tarea relajada y que no implique pantallas luminosas, ya sea la tele o los dispositivos móviles. Aquí podéis encontrar unos libros recomendados perfectos para antes de ir a dormir.
Adivina cuánto te quiero- Sam McBratney (0-4 años)
En este libro nos narra la historia de una pequeña liebre que quiere demostrarle a la liebre grande cuanto la quiere. Es una historia muy bonita y que enseña a los niños la importancia de demostrar afecto a las personas importantes.
La pequeña oruga glotona- Eric Carle (0-4 años)
Además de contar una bonita historia, este libro es desplegable e interactivo, para demostrarles a los niños pequeños que con los libros también se puede jugar y pasar un buen rato. En el libro acompañamos a la oruga hoja a hoja, para que al final se convierta en una bonita mariposa.
Elmer – David McKee (0-4 años)
El bonito elefante de David se da cuenta que no es como todos los demás, sino que su piel es de muchos colores. Pero a él no le gustan los colores, quiere ser gris y emprende una gran aventura para volverse del color que a él más le gusta.
Sapo y Sepo – Inseparables (4-6 años)
Esta historia ya está pensada para niños un poco más mayores, para que acompañen a Sapo y Sepo en sus aventuras por el jardín mientras comen sus galletas. Las aventuras se centran en lo bien que cuidan el jardín cuando acechan los peligros.
Yo mataré monstruos por ti – Santi Balmes (a partir de 5 años)
Marina es una niña que piensa que debajo de su cama se esconden los monstruos más terroríficos, que además caminan boca abajo. Sin embargo, un día entra en el mundo de los monstruos y este miedo pasa a ser adoración por sus nuevos amigos.